Ser transparentes en la cadena cárnica

51

“La cadena de la carne genera ciertas desconfianzas en el consumidor y es necesario trabajar sobre esto”, expresó Jack MacIntyre, de Food Service de Canadean, en la sesión “Fidelidad del consumidor” durante la jornada de ayer en el Congreso Mundial de la Carne en Punta del Este.

MacIntyre explicó que en la cabeza del consumidor suele agruparse toda la cadena, por lo que cualquier problema que suceda es atribuido a todos los eslabones. Por este motivo, el reto es transmitir información relevante y que encaje en la vida diaria del consumidor, entendiendo que éste no va a hacer un esfuerzo por encontrarla de otra forma.

El especialista citó como ejemplo el código de barra que se lee desde el celular del consumidor, permitiendo conocer el origen y procesos del producto al que se enfrenta: “es algo que encaja con su pensamiento,  el hecho de que tenga acceso a esa información fácilmente satisface las inquietudes que está teniendo en ese momento”, indicó.

MacIntyre subrayó que este tipo de información debe ser fácilmente comprensible, por lo cual la forma en que se implementan estos mecanismos es clave para su éxito.

En cuanto a la posibilidad de incidir favorablemente en el precio de los productos, señaló que esto muchas veces no va a suceder, pero va a generar la diferencia entre que la gente quiera consumirlo o no.

 Tardáguila Agromercados.