Mientras persiste la estabilidad productores especulan con posible suba

48

El escenario del mercado de haciendas ha variado poco desde la última semana. Plantas que no muestran mucho interés por hacerse de materia prima, “completan las cargas y la actividad semanal con los ganados de contratos y de corrales”, mencionó un operador y productores que con las recientes y copiosas lluvias se frotan las manos a sabiendas de que los ganados tienen algún tiempo más para pastar en las praderas y que tal vez su urgencia de venta —al menos por ese lado— no es tanta.

El precio en el que es cotizado el novillo gordo es US$ 2,90 el kilo carcasa, a levantar y con plazo. “Lo que demuestra la demanda es que no tiene mucho interés para cargar esa categoría”, dijo otro intermediario consultado al tiempo que agregó “prefieren vacas y así se ha ido armando el mercado en esta semana”.

Las vacas son cotizadas en promedio a US$ 2,65, pero pueden llegar hasta los US$ 2,70 porque “hay mucha exigencia en cuanto a los pesos de las carcasas y las más pesadas se venden de manera más fluida y reciben algún premio”, explicó otro consignatario.

Mientras todo esto sucede la oferta especula con al menos dos factores, el clima, que pasó de deseo a realidad como se mencionó y el regreso de los equipos de faena israelíes, quienes deberán de imponer otra presión sobre la demanda, “la que necesitará hacerse de novillos y seguramente demanda más esa categoría, encontrando así un nuevo reequilibrio de precios”, concluyó uno de los operadores consultados, en base a lo que había estado indagando con sus clientes.

De todas maneras por el momento es la única campana que se ha escuchado. Desde la industria no se han manifestado al respecto de qué podría pasar durante las próximas semanas.