Sugerencias para capitalizar un verano lluvioso en Ganadería sobre suelos de Basalto

Bajas para los cereales y subas para la soja este jueves en Chicago
25 enero, 2019
Operadores resaltan que los productores están interesados en obtener información de precios y referencias.
28 enero, 2019
Ver todo

Sugerencias para capitalizar un verano lluvioso en Ganadería sobre suelos de Basalto

Manejo Pasturas

Los campos naturales se componen por una alta diversidad de especies. Estas especies presentan diferentes ciclos productivos y respuestas a cambios en las condiciones del ambiente, lo cual les permite adaptarse a diferentes periodos de seca, exceso hídrico, heladas, etc. Además los diferentes suelos (superficiales y profundos) presentan comunidades de especies adaptadas, con características particulares, lo que permite un manejo diferencial de las mismas. En un verano lluvioso, donde el agua no es limitante y las temperaturas favorecen el crecimiento de las especies estivales, el crecimiento de las pasturas excede la capacidad de consumo de los animales, tanto en condiciones de cargas ajustadas o campos sobrepastoreados. Esta situación generalmente puede conducir a la acumulación de forraje en todos los potreros del campo. Es importante destacar que con alturas del forraje mayores a 10 – 12 cm el pasto comienza a perder calidad, por la ac Los potreros de suelos superficiales se pueden utilizar ovinos a baja carga, dejando un tapiz protector para evitar la erosión que pueden provocar las precipitaciones intensas en corto tiempo. Además, esto nos ayudaría a reducir los problemas de patas y atenuar los problemas parasitarios en los ovinos que se dan en estos periodos lluviosos. La reserva de pasto es de mejor calidad que la que se da en suelos profundos, debido al aporte de calidad que tienen especies como Bromus auleticus, Stipa setigera y Poa Lanigera. En potreros con suelos profundos se pueden utilizar con categoría vaca de cría. En periodo de entore podemos planificar un manejo de asignación de forraje diferencial por lotes, considerando los estados corporales, y en caso que exista información de DAO (diagnóstico de actividad ovárica) considerando la actividad ovárica. Las vacas en mejore condición (Alta CC, preñados, y/o ciclando) pueden pastorear a altas cargas (de 4 a 5 vacas/ha) en las áreas de suelos profundos donde hay forraje acumulado (10 a 12 cm; 2500-300 kg MS/ha), con el objetivo de bajarlo hasta 5 cm. Ésta área, se cierra durante los 60-90 días siguientes para la acumulación de forraje, y se pastorearía nuevamente a principios de invierno (8-10 cm ; 2000-2500 kg MS/ha). Las vacas con menor condición corporal, y/o anestro; manejarlas en potreros con buena disponibilidad (8 a 10 cm; 2000-2500 kg MS/ha)) a baja carga, menos de una vaca por ha. Esto nos permitiría mejorar el estado corporal y salir del anestro. En las pasturas mejoradas, controlar (preferentemente en forma mecánica) el crecimiento excesivo de forraje de verano, para que las especies implantadas puedan acumular forraje de calidad. Esto es más importante aún con mejoramientos con especies anuales como Lotus rincón, Lotus angustissimus y raigrás que tienen que implantarse nuevamente, comprometiendo el aporte de estas en invierno y primavera. En el caso de recrías bovinas asignar potreros con alturas de pasto que superen los 10 cm, para mantener un balance adecuado cantidad-calidad. En el caso de los ovinos como se menciona anteriormente tratar de pastorear en potreros superficiales a bajas cargas, monitoreando muy de cerca los desafíos parasitarios y los problemas pódales.

Manejo Sanidad

Vacunos Encontrándonos en pleno período de entore, se recomienda realizar Diagnóstico de Actividad Ovárica, y constatar realmente la ciclicidad de las vacas, ya que en muchos casos el incremento en la oferta de forraje no se traduce linealmente en un importante nivel de celos. De esta manera se podrán tomar medidas correctivas de acuerdo a cada situación. En las categorías más jóvenes se sugiere monitorear de cerca estos lotes, pudiendo evaluarse la carga parasitaria tanto de parásitos gastrointestinales como de Fasciola Hepática (Saguaypé) a través de análisis de materia fecal. Las condiciones de exceso hídrico son muy favorables para el desarrollo de estas parasitosis y debido a las buenas condiciones de alimentación, los síntomas son más difíciles de identificar a pesar de estar parasitados. Se debe prestar mucha atención a las miasis (bicheras), sobre todo en animales recién castrados o caravaneados, aplicando medidas preventivas para su aparición, y tratando lo antes posible los animales afectados. Recordar también que los excesos de humedad traen aparejado otro tipo de problemas menos comunes como afecciones pódales, sobretodo en animales muy pesados. En el caso de predios con antecedentes de garrapata, se deberá insistir más que otros años en su control de acuerdo a un plan sanitario. Debido a las condiciones de alta humedad y temperatura, es probable que en los próximos meses se incrementen las cargas parasitarias.. En este sentido, vale la pena recordar que hay solo 5 principios activos contra la garrapata por lo cual hay que asesorarse previamente con un médico veterinario. Rotar estos principios activos así como calcular bien la dosis, son dos prácticas esenciales para un buen control. Si se ven animales tristes, echados y sin comer, puede deberse a casos de tristeza parasitaria, la que deberá confirmarse con un profesional de confianza. Se sugiere también la prevención de enfermedades infecciosas como Leptospirosis (zoonosis), Carbunco (zoonosis), mancha y gangrena, ya que la elevada humedad y las crecientes son ambientes favorables para la sobrevivencia y desplazamiento de estas bacterias. Aquellos predios que tienen grandes áreas inundables, a veces deben tomar medidas de manejo atípicas como aumentar la carga en aquellas zonas más altas o seguras y mezclar lotes. Se debería recorrer previamente esos potreros y verificar la ausencia de plantas tóxicas que puedan llegar a ser consumidas debido al aumento de comensales por hectárea. Ovina En veranos lluviosos es importante realizar análisis coprológicos (principalmente lombriz de cuajo) en todas las categorías, para así poder actuar en tiempo y forma. A los 10 días aproximadamente de la dosificación se recomienda repetir el análisis para evaluar la eficacia del antihelmíntico utilizado, y en caso de productos de escaso poder residual se deberá repetir la toma. Para parásitos externos como la miasis (bichera) se recomienda aumentar la frecuencia de recorridas y así comenzar con su respectivo tratamiento. Si en el predio hay problemas de piojo, se debería realizar un baño de inmersión en verano. Las afecciones podales también hay que prevenirlas en tiempo, se sugiere realizar baños podales, previo haber identificado y apartado los casos de pietín. Se recomienda vacunar contra enfermedades infecciosas como Ectima contagioso y Clostridiosis. En el caso de animales vacunados por primera vez contra clostridiosis, realizar una segunda dosis a los 20-30 días, de forma de garantizar una buena respuesta a la vacuna.

Regional Litoral Norte Plan Agropecuario e INIA