Mercado australiano cerró nuevamente con leve tendencia al alza.

EL IME COMENZO LA SEMANA U$S 8 CENTAVOS ABAJO
10 julio, 2019
Luis Villasanti: Cuota de carne de la UE debe dividirse en partes iguales en el MERCOSUR
15 julio, 2019
Ver todo

Mercado australiano cerró nuevamente con leve tendencia al alza.

La demanda estuvo muy activa en algunos sectores y el IME se recuperó ligeramente. Comenzó el tradicional receso de invierno y no habrá remates hasta el 6 o 7 de agosto.

En la segunda semana de julio, se efectuaron las últimas ventas antes del tradicional receso de invierno en el mercado lanero australiano. Las señales positivas que se habían insinuado en la semana anterior se confirmaron en moneda local y en la última jornada de subastas también en la divisa estadounidense. Una de las causas que provocó este fortalecimiento, fue la necesidad de los compradores y exportadores en asegurarse materia prima, para abastecer a las industrias durante las próximas tres semanas que no se realizarán remates en el principal país productor de lana del mundo. Los diferentes sectores de la demanda, estuvieron muy activos, aunque se enfocaron en tratar de adquirir los lotes de buena calidad, que en general fueron escasos en los catálogos, ya que aún se continúan recibiendo lanas con algunos problemas de calidad a consecuencia de la severa sequía que afecta a algunas zonas. El Indicador de Mercado del Este subió 10 centavos de dólar americano (0,8%), respecto al cierre de la semana pasada, ubicándose en USD 12,22 por kilo base limpia. Cabe señalar, que el aumento en la divisa australiana fue porcentualmente mayor que en dólares americanos, debido a la evolución que sufrió la relación cambiaria entre ambas monedas.

Analizando el comportamiento de los precios de las diferentes categorías de lana para peinar que se vendieron, observamos que en dólares americanos, los precios de los vellones de 16,5 a 18,5 micras se cotizaron entre incambiados (17 micras) y hasta 1,1% más altos (16,5 micras). Las lanas para peinar de 26 y 30 micras subieron 3,5% y 2% respectivamente, mientras que las de 28 y 32 micras bajaron entre 0,1% y 1%. Un dato interesante que surge del análisis, es la poca diferencia de precios que existe entre las lanas de 19 y 22 micras, que en la actualidad se ubica en 11 centavos. Hace un año atrás esa diferencia fue de 43 centavos y tomando el promedio de toda la zafra 2018/19, la diferencia fue de 48 centavos. Siguiendo con el mismo criterio y tomando los precios de las lanas de 17 micras y las de 19 micras, observamos que en este último cierre previo al receso la diferencia se ubicó en 73 centavos, mientras que hace un año atrás esa diferencia era de 377 centavos y la diferencia en el promedio de precios de la zafra pasada fue de 219 centavos. La oferta que se puso a consideración de los compradores fue de 34.078 fardos, de los cuales se vendió el 93,5%. Como habíamos mencionado, el mercado lanero australiano entra en el tradicional receso de invierno, que tendrá 3 semanas de duración. Australian Wool Exchange, no ha confirmado aún la fecha del próximo remate, pero probablemente será el 6 o 7 de agosto. Durante el Receso, algunos integrantes de la cadena textil lanera, aprovechan para visitar clientes, mientras que otros se toman vacaciones. Considerando esto, la leve mejora del mercado durante las últimas dos semanas fue oportuna, ya que de lo contrario, si el panorama no hubiera cambiado y hubiera permanecido como en mayo y junio, seguramente esas reuniones serían diferentes. Mercado Local – Reducida operativa a pesar de que comienzan quedar prontos lotes esquila pre-parto

La actividad comercial en el mercado local fue reducida y se concretaron algunos negocios de lanas corriedale, según la publicación semanal de la Unión de consignatarios y rematadores de Lana del Uruguay. Lentamente van quedando disponibles en algunas zonas del país lotes esquila pre-parto, pero el ritmo de comercialización es reducido ya que algunos sectores de la demanda están esperando que comience a visualizarse un mayor interés desde el exterior, mientras que algunos productores que están interesados en vender no se ven atraídos por los valores que se les pasa como referencia y deciden esperar a que el mercado se reactive.

José Luis Trifoglio